Deteggtive Anderson

¡Hola a todos!
Como ya os indiqué por RACIMA, la tarea para esta quincena consiste en realizar la percusión corporal que ya habíamos trabajado con los cuatro vídeos del Deteggtive Anderson.

Os recuerdo que cada vez que el Deteggtive Anderson pise uno de los huevos, deberéis hacer lo siguiente:

HUEVO AZUL – Pisotón en el suelo con un pie.
HUEVO AMARILLO – Golpe con las dos manos en las rodillas.
HUEVO ROJO – Palmada
HUEVO DE COLORINCHIS – Gritamos ¡Uuuh!

En el nivel 4 al final de algunos trozos de césped aparece una zona coloreada. Mientras el Deteggtive Anderson pasa por esa zona debéis hacer continuamente el gesto del color que aparece.
Por ejemplo, si el trozo de césped es de color rojo deberéis aplaudir o, si es de colorinchis, deberéis gritar ¡Uhhh! ¡Uhhh! ¡Uhhh!

El nivel 1 es muy sencillo y la cosa se va complicando hasta llegar al nivel 4. Sed un poco bondadosos y permitidles fallar, porque los dos últimos niveles son realmente complicados de hacer bien (incluso para vosotros, ¡je, je!), pero son los que más divertidos les resultan precisamente por el “cacao maravillao” que se prepara.

Como este recurso ya lo hemos trabajado en clase, podéis hacer los cuatro niveles seguidos (os cuesta unos de 10 minutos) y recomiendo comenzar siempre por el primero para ir centrando la atención y reforzar qué golpe corresponde a cada color.
Seguro que esta actividad os piden hacerla una y otra vez, pero, por favor, comenzad siempre desde la primera hasta la última.

Los vídeos que debéis trabajar son los siguientes (y en este mismo orden):

 

DETEGGTIVE ANDERSON – NIVEL 1 »

DETEGGTIVE ANDERSON – NIVEL 2 »

DETEGGTIVE ANDERSON – NIVEL 3 »

DETEGGTIVE ANDERSON – NIVEL 4 »

 

Por último, comentaros que las tareas que envié al comienzo del confinamiento no me las tenéis que enviar, ya que son demasiadas hojas y sé que algunos estáis teniendo serias dificultades para escanearlas o fotografiarlas y enviármelas después por Racima.
Próximamente, os enviaré alguna ficha para hacer en casa y devolvérmela, pero con menos páginas.

Un saludo y mucho ánimo,
Álvaro Castillo.

Deja un comentario