Las partes de la ópera

Debido a su enorme duración, la ópera se divide en partes más pequeñas llamadas actos, cada uno de ellos con diferentes escenas, con decorados y situaciones distintas. En cada acto se interpretan distintos tipos de piezas, entre los que destacan:

 

OBERTURA »

Una obertura es una obra instrumental que se interpreta justo antes del comienzo de una ópera, cuando el telón aún está bajado, y éste se irá abriendo durante la obertura. Su función es la de avisar al público asistente de que la representación va a comenzar, para que se vayan callando y sentando en sus correspondientes butacas.

 

ARIA »

Las arias suelen ser los momentos más esperados de una representación, pues son las partes más hermosas y expresivas. Son piezas creadas para ser cantadas por una voz solista, habitualmente con acompañamiento orquestal, en la que un personaje expresa sus sentimientos personales. En las arias se da más importancia a la música que al texto. La acción de detiene para deleitarnos con el lucimiento de las cualidades vocales del solista, pues los compositores reservan para las arias las melodías más bellas y difíciles.

 

Aria de soprano

Aria de tenor

RECITATIVO »

El recitativo es un recurso musical a través del cual se narra la acción con rapidez, ya que da más importancia al texto que a la música. Los personajes cantan una melodía casi recitada (a medio camino entre el canto y el habla) sobre un acompañamiento musical muy sencillo, permitiendo decir mucho texto con gran agilidad, por lo que hace avanzar mucho la acción, al contrario que en las arias, en las que la acción se detiene.

 

CORO »

Cuando hay una gran cantidad de personajes en el escenario, como pueden ser un grupo de campesinos, marineros, cortesanos, o gente del pueblo (que serían algo así como los «extras» de una película de cine), y cantan todos juntos, se denomina coro de ópera. El coro suele hacer comentarios cantados sobre lo que va sucediendo en la obra.

 

Deja un comentario